portrait-of-delighted-joyful-young-european-female-taking-care-of-health-touching-belly-or-stomach-with-pleased-happy-smile-taking-vitamins-or-drinking-yoghurt-min

La flora intestinal es nuestro “segundo cerebro”

El problema de la obesidad y el abdomen graso o hinchado ha aumentado exponencialmente en los últimos años. Sucede en cualquier país del mundo, desarrollado o no.

El síndrome metabólico, la diabetes, los problemas hormonales, la mala alimentación que nos han por años, así como la falta de ejercicio físico y la pereza o estrés en que vivimos, hacen de nos desajustemos en el funcionamiento interno. Eso daña nuestro “segundo cerebro”, que es la flora intestinal. Nos llenamos de gases y grasa, y aparece la panza.

La flora intestinal es la computadora de la limpieza y el ingreso al cuerpo de los materiales para seguir viviendo. Cualquier cosa que la deteriore, nos estará restando vida y salud.

La flora intestinal tiene tres funciones bien establecidas:

-Nutricional: participa en la producción de vitaminas B, K y C, absorción de magnesio, calcio, hierro y de otros compuestos. Además de ayudar a absorber los nutrientes en las vellosidades intestinales.

-Inmunológica: El conjunto de células combate la entrada de virus, bacterias y de algunas toxinas que penetran al organismo.

-Protectora: La barrera de microorganismos no deja que proliferen otras bacterias dañinas u hongos oportunistas, que tienden a colonizar el intestino.

La flora intestinal es muy delicada. Tiene dos segmentos, las bacterias de la fermentación y las bacterias de la putrefacción. Ambas deben estar en correcto equilibrio. Por lo general, destruimos las bacterias fermentativas, haciendo que los fenómenos de putrefacción aumenten e intoxiquen el cuerpo con sus desechos.

¿Qué debo hacer para cuidar la flora?

Bajar los niveles de estrés que la debilitan; dormir las horas de sueño recomendadas, ya que se renueva en ese período; beber abundante agua para hidratar todo el intestino; no saltarse las horas de comida; reducir los hábitos tóxicos como el alcohol, el café y el tabaco.

Tomar productos fermentados como tofu, requesón, queso fresco, yogurt natural kéfir. Comer abundantes vegetales de hojas verdes y dos piezas de frutas al día. Puedes además tomar los lactobacilos acidófilos o probióticos, siempre bajo supervisión médica, para potencial la microbiota intestinal.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

El insomnio mata

Se dice que debemos dormir al menos ocho diarias. Si el día tiene 24 horas,nos pasaríamos casi el 30% durmiendo, lo que generaría al año

Leer más »

También puedes seguir a través de Facebook y escribir directamente tus dudas aquí